Historia del Foi Gras

Orígenes de Foie Gras: el Nilo como la cuna

Foie Gras, hace más de 4 500 años …

El detalle de un fresco de una tumba egipcia que muestra un esclavo alimentando con higos a un ganso es un testimonio de esta antigua tradición (Necrópolis de Saqqara).

egipcio foie gras
egipcio foie gras

El Nilo es un paso de la migración de gansos y patos, los egipcios decidieron observar el comportamiento de estas aves migratorias. Descubrieron que los gansos acumulaban “energía” para prepararse para el largo viaje que es la migración. Descubrieron que los gansos crean el “foie Gras” por la acumulación de grasa en su famoso órgano, ¡un verdadero “combustible” para su largo viaje!

Cría de gansos en Egipto
Cría de gansos en Egipto

Los egipcios desarrollaron a continuación, la técnica de engorde con higos (ficatum de origen latino de la palabra del hígado), a continuación, perpetuado por los griegos y romanos. ). Foie Gras habría aparecido por primera vez en una mesa romana en el siglo primero antes de Cristo, en un banquete fabuloso descrito por Horacio. La pasión de los romanos para el hígado cebado con higos es tal que, en el siglo cuarto, “ficatum” ( “higos”) es el nombre para el hígado de todas las aves de engorde.

El Foi Gras en La Galia y Francia

Fue durante la época romana cuando el foie gras se consume por primera vez,  y luego poco a poco se  extiende por diferentes partes de la Galia romana. Muchas poblaciones del Imperio Romano, y por supuesto los antepasados ​​galorromanos, procedieron a formar especialistas en esta preparación.

Etiqueta Foi Gras
Etiqueta Foi Gras

Luego, durante la Edad Media, se consumen los animales cebados y su Foie Gras en diferentes preparaciones. Desde el siglo 15, el maíz, se muestra especialmente adecuado para la alimentación de los gansos y patos. Con la llegada de Cristobal Colón al Nuevo Mundo, llegó a America las técnicas de cría y engorde y esta cultura gastonómica arraigó sobre todo en regiones del suroeste.

En los siglos XVII y XVIII, el foie gras era, paradójicamente, tanto consumido por los campesinos, ya que la grasa facilitaba su conservación, como por los reyes y la nobleza, ya que es un plato refinado.

En el siglo XIX, gracias a las técnicas de esterilización, surgieron las primeras empresas de conservas. Algunas de ellas se han convertido en los “grandes maisons francéses” responsables de la difusión de este manjar en todo el mundo.

Desde entonces, el foie gras es un icono de la alta cocina  y parte del patrimonio culinario y cultural de Francia.